El Riesgo de Mezclar Finanzas Personales Con tu Empresa

Cuando comienzas tu carrera como emprendedor es difícil mantener separadas las cuentas personales y las del negocio; sin embargo es preciso no mezclar finanzas personales con tu empresa

Si bien al final de cuentas son nuestras finanzas personales las que impulsan nuestro negocio al comienzo; es preciso comenzar a separar la información financiera personal de la de la compañía; en el momento en el que proyecto comience a despuntar y rendir sus primeros frutos. Por ello hoy hablamos del tema de lo malo que es mezclar finanzas personales con tu empresa.

Todo mundo sabe de antemano que cuando se combinan 2 cosas que no deben ir juntas, el resultado puede ser un desastre; pues imagina este escenario; tus finanzas personales son un estambre de color rojo y las de tu negocio, de color azul; ¿Qué ta difícil será separar cada estambre cuando se han enredado en una bola?

Es así de complejo mezclar finanzas personales con tu empresa; pues llega el momento en el que no sabes cuáles son los recursos de cada parte; y sobre todo, a la hora de demostrar los resultados, resulta un enredo bastante complicado.

3 Razones para no mezclar las finanzas personales con la empresa

De acuerdo con Candy Messer, CEO de Affordable Bookkeeping and PayRoll Services; existen 3 razones de poder por las que nunca debes mezclar tus finanzas personales con las de tu negocio; esto con la finalidad de llevar en orden tu empresa.

Estas poderosas razones publicadas en un artículo de LinkedIn, te servirán de mucho en la administración de tu negocio; y por eso te las presentamos a continuación:

1. Hace el registro de la contabilidad muy complicado

Cuando tienes en la misma cuenta bancaria tu dinero personal y el de la empresa; toma más tiempo del debido identificar cuáles son los ingresos y egresos de cada uno; es decir, implica más trabajo el separar los depósitos y pagos que has hecho con fines personales; y los que ha hecho tu empresa.

Incluso si has tomado la precaución de tener una marca en tus ingresos y gastos personales para poder identificarlos fácilmente; resulta un problema que se combinen todos tus recursos cuando trabajas con un software para llevar tu contabilidad; pues todos los depósitos y pagos de la cuenta deben registrarse. 

Esto significa no solamente que te tomará mucho más tiempo llevar en orden la contabilidad de tu empresa; sino que también implica trabajo doble; ya que después de tomarte el tiempo para separar tus ingresos y egresos personales y de la empresa; tienes que elaborar la contabilidad por separado de cada uno.

Por ello, resulta indispensable separar desde el comienzo tus cuentas; si cuando empezaste tu negocio tuviste que utilizar tu cuenta personal; es momento de dar el siguiente paso y formalizar tu empresa, abriendo una cuenta bancaria para los recursos de tu empresa; verás como la contabilidad de tu negocio se facilita.

2. No tendrás buenos reportes financieros

De la mano del punto anterior, la falta de un registro pertinente y preciso de los ingreso y egresos de tu empresa; no podrás obtener un balance financiero preciso, es decir, si colocas como gastos de la empresa tus gastos personales; como la gasolina de tu auto, la despensa de tu hogar, y otros pagos personales como el de la luz o el internet; será perjudicial para tu negocio.

¿Por qué? Porque es probable que el negocio no registre ganancias libres, debido a que no sólo tiene que correr con los gastos de la empresa; sino también con los tuyos. Por ello es probable que la compañía no despunte como deba y quede estancada; al no tener ganancias que reinvertir en el negocio; esta es la razón más poderosa para nunca mezclar finanzas personales con tu empresa.

 

3. En una auditoría puede resultar un problema

Si bien utilizar una misma cuenta para fines personales y empresariales no resulta una complicación muy grande; cuando has separado correctamente tus finanzas personales de las de tu empresa; esto puede resultar en una complicación cuando te realizan una auditoria. 

Porque la autoridad considerará toda la información financiera que tienes registrada; sin importar si tu tienes conocimiento pleno de aquellos depósitos que han sido personales y aquellos que son los de tu empresa; así que será mucho más complicado explicar por qué algunos ingresos si los declaraste y otros no. 

En pocas palabras, llevar las cuentas claras de tu empresa y de tus ingresos personales; permitirá que no tengas problemas con la autoridad ni con ninguna Institución; así como te servirá para tener un orden preciso de tus finanzas.

mezclar finanzas personales con tu empresa
Fuente: Banco BASE

Consejos para no mezclar finanzas personales con el negocio

Ya hablamos que para las empresas que comienzan un negocio desde casa o trabajan como freelancers; puede resultar más sencillo manejar la contabilidad de la empresa a través de una cuenta personal; considerando sobre todo, que es de ese ingreso de donde nos mantenemos. 

Sin embargo, llevar por separado estas cuentas sobre todo, cuando el negocio comienza a prosperar; resulta de gran ayuda para llevar la contabilidad del negocio de manera organizada sin ningún problema legal o financiero.

Por ello es importante tomar en cuenta los consejos y recomendaciones más importantes; para no cometer el error de mezclar finanzas personales con tu empresa. Checa estos consejos que nos ofrece el Blog Invoice Berry.

Usa siempre cuentas bancarias separadas

Si ya llevas un tiempo trabajando como freelance o con un negocio pequeño; sabrás lo complicado que puede ser buscar esos gastos e ingresos cuando es momento de hacer tu declaración de impuestos. 

La situación se puede complicar aún más cuando utilizas tu cuenta bancaria para realizar transferencias; que cubran el pago de tus servicios, sobre todo, tomando en cuenta que cuando trabajas desde casa; muchos de estos servicios se utilizan con fines personales y empresariales. 

Por eso, lo mejor es separar desde el comienzo los ingresos y egresos de cada actividad; para que así no exista el riesgo de que tu negocio esté desperdiciando recursos; y puedas reconocer de forma más simple las ganancias de tu negocio.

Mantén tus recibos por separado

Es común que a pesar de que sea obligatoria la facturación electrónica; muchos gastos aún se registren en tu negocio sólo a través de recibos; esto sin duda ocasiona confusiones en el registro de los gastos de tu empresa; pues no queda un registro detallado de la compra.

Por ello resulta más que indispensable separar los recibos personales de los de la empresa; este es un aspecto básico para no cometer el error de mezclar finanzas personales con tu empresa.

Otórgate un salario

Ya he mencionado que a pesar de que sea el negocio tu principal fuente de ingresos; esto no significa que la empresa tenga que cubrir todos tus gastos personales. Por ello, lo mejor es que desde un principio establezcas un salario para ti; esto te permitirá llevar un mayor control y orden en tus finanzas personales; y permitirá a tu negocio controlar sus propios recursos. 

Es indispensable que el salario que te otorgues sea fijo mes con mes; de esta manera no abusarás de los recursos de tu negocio; y tendrás que organizarte mejor para hacer rendir tu salario mensualmente. 

Tu negocio también necesita mantener un presupuesto

Cuando hablamos de llevar en orden nuestras finanzas personales, siempre mencionamos la importancia de llevar un presupuesto; y sobre todo ajustarse a él para hacer rendir nuestros recursos y permitirnos ahorrar para el futuro o para diferentes proyectos.

Lo mismo sucede con los negocios, se debe establecer un presupuesto; para no exceder en sus gastos y plantear objetivos a futuro en los que se tenga que invertir el ahorro o las ganancias libres del negocio.

Así mismo, tu negocio puede estar gastando más de lo que gana; obligándote a ti a invertir más de tus recursos personales para mantenerlo a flote; por ello es indispensable establecer un presupuesto que tu negocio no tenga que exceder y deber más de lo que gana. 

mezclar finanzas personales con tu empresa

Aprende muy bien los gastos que puedes deducir y los que no

La renta de un local o una oficina para tu negocio, así como una línea telefónica o los gastos de tu página web; son gastos de tu empresa, sin embargo otros pagos no pueden encajar dentro de la categoría de gastos de tu negocio; como una cena con amigos o familiares. 

Por ello debes tener muy claro los gastos que puede cubrir tu negocio y de los cuáles puede obtener deducciones que te beneficien; para así no exceder un presupuesto que ya hayas establecido desde el comienzo. Así que mezclar finanzas personales con tu empresa puede resultar un problema; cuando tu empresa cubre gastos que no puede deducir. 

Pide apoyo a tu familia y amigos para no mezclar finanzas personales con tu empresa

Es común que cuando tus amigos y familiares se enteran de que tienes un negocio; te soliciten préstamos, te pidan que pagues las cuentas o incluso te pidan trabajo; sin embargo debe quedar muy claro para ellos que tus finanzas personales están muy apartadas de las de la empresa.

Es decir, deben comprender que las ganancias del negocio no son tus ganancias personales; son sólo de la empresa y necesita de ese dinero para mantenerse y crecer. Lo mismo sucede con los trabajos, sólo las personas que cumplan con las capacidades que tu empresa requiere; podrán entrar a trabajar.

Utiliza un software especializado o un asesor financiero

Una forma de mantener en orden tus finanzas y las de tu empresa es utilizando programas especializados; o bien, la experiencia y conocimientos de un asesor financiero o bien de un contador.

Es importante siempre asesorarte de las personas que se especializan en tus debilidades; es decir, si lo tuyo no son los números y no comprendes a ciencia cierta cómo funcionan las declaraciones de impuestos; entonces solicita la asesoría de un especialista, o bien, toma cursos sobre el tema.

Siempre la asesoría de un profesional en las finanzas te proveerá de información adicional;  para comprender mejor cómo llevar tus cuentas en orden; y cómo dejar de mezclar las finanzas de la empresa con las personales te beneficiará a ti y a tu negocio.

Nunca pienses que por tener un negocio pequeño o ser un freelancer; tus recursos no serán suficientes para acceder a este tipo de recursos profesionales; pues siempre existen productos y servicios que se adaptan a las necesidades y posibilidades de tu negocio.

Conclusiones

Resulta un problema mezclar finanzas personales con tu empresa porque esto te impide llevar un registro adecuado; de la contabilidad de tu negocio y de las posibilidades que tiene para crecer y evolucionar.

Cometer este error común entre los emprendedores puede convertirse en una pesadilla para tu empresa; sobre todo cuando complica su crecimiento al no tener recursos para fomentar el desarrollo de los proyectos a futuro; pues aunque sea tu negocio tu fuente de ingresos, éste no debe solventar todos tus gastos personales; como si fueran de la empresa.

Por ello, lo más recomendable siempre será mantener separadas las cuentas personales y del negocio; esto permitirá un mayor orden y transparencia en el manejo de recursos de tu empresa.

Cuéntanos tu opinión: ¿Cómo llevas la contabilidad de tu negocio? ¿Separas la contabilidad de tu empresa de la personal? ¿Cuál crees que sea la peor consecuencia de cometer este error?

mezclar finanzas personales con tu empresa

Leave a Reply: