¿Cómo Motivarte Después de un Fracaso Empresarial?

¿Tú ya sabes cómo motivarte después de un fracaso empresarial? Conoce la mejor manera en este artículo y decídete a emprender de manera exitosa hoy mismo.

 

Sabemos que motivarte después de un fracaso empresarial no es nada fácil, sobre todo si se tiene en cuenta que en cada emprendimiento se inyectan muchas ganas y esfuerzos, ya sean monetarios, físicos o mentales; ser emprendedor es una actitud que no todo mundo es capaz de sobrellevar.

Por eso es bueno que se tenga en cuenta que este camino es uno de los más excitantes en el mundo de los negocios, pues ser emprendedor tiene sus riesgos y más en el alto mundo competitivo en el que vivimos. Pues como bien hemos visto de forma constante, existen muchos negocios que abren a cada rato pero también muchos de ellos se ven en la necesidad de cerrar sus puertas al público.

Si tú eres un empresario que está atravesando por una situación bastante dura en estas cuestiones y tienes un alto índice de riesgo en tu emprendimiento, te aconsejamos que sigas leyendo este artículo para evitar que tu negocio se vea permanentemente afectado por las diferentes causas que pueden generar esto.

O si lamentablemente tu empresa ha sufrido muchos golpes que la han llevado al cierre también puedes seguir leyendo esto para motivarte después de un fracaso empresarial. Sabemos que no es una cuestión de simplemente leer un artículo y ya, sin embargo creemos que la información que se te presentará más adelante será idónea para saber cómo reponerte de este golpe.

 

¿Cómo Motivarte Después de un Fracaso Empresarial?

¿Cómo motivarte después de un fracaso empresarial?

 

El hecho de haber tenido la iniciativa de crear una propia empresa requiere de un gran valor, pues como bien se ha dicho con anterioridad, no es una tarea fácil y justamente porque no todas las personas están aptas o capacitadas para poder hacerlo de la manera correcta.

Y aunque muchas personas se aventuren a hacerlo, la realidad es que no todas saben a ciencia cierta cómo comenzar, por eso muchos negocios se ven con la fatídica decisión de dar por terminado su lapsus de vida. Y esto tiene muchas causas que pueden provocar el fracaso; pero también éstas pueden ser prevenidas, siempre y cuando se cuente con la información necesaria.

Por eso es que a continuación te proporcionaremos información que sin duda alguna es importante si estás pensando en emprender, sobre todo para tratar de evitar en la mayor medida posible un fracaso del negocio que puede perjudicar tu estabilidad tanto emocional como física.

 

Cómo Motivarte Después de un Fracaso Empresarial

 

Lo que debes evitar al emprender

 

#1: Excesiva inversión inicial

Si ya tienes una idea que piensas que puede ser exitosa, en lo que ahora debes de enfocarte es verificar si está adaptada para el cliente potencial. Es decir, de nada te va a servir una idea de negocio que sea innovadora, pero que no tenga un alto alcance. Finalmente lo que estás buscando es una rentabilidad del negocio y si no se determina el target correcto, muy probablemente terminarás fracasando.

Antes de iniciar, te recomendamos que elabores una investigación de mercado para descubrir cuál es el cliente potencial de tus productos o servicios, esto hará que desde el inicio vayas en la dirección correcta sin tener que fracasar en el primer intento. Tómate el tiempo para conocer de forma profunda a tus clientes potenciales y encamina la comunicación de tu empresa de forma global dirigida a éstos.

 

#2: Pierde el miedo al mercado

Si eres un empresario activo, seguramente recordarás que el primer acercamiento al mercado fue directamente con tu familia o amigos; sí, es verdad que son aquellas personas que nos echan las primeras porras, pero debes saber que su opinión generalmente es subjetiva, por lo que si quieres tener una opinión más crítica y abierta, deberás acercarte a potenciales inversores que no sean cercanos a ti.

Por eso uno de los principales puntos a tomar en cuenta es evitar el miedo al mercado, con esto se quiere decir que incluso aquellas críticas malas pueden ayudarte a crecer, si quieres evitar motivarte después de un fracaso empresarial, entonces anímate a conocer y entender los diferentes puntos de vista de un mercado mucho más generalizado.

 

#3: Identifica tu propuesta de valor

Muchas personas emprenden sólo por emprender, ponen negocios con la finalidad de hacer una máquina de dinero, lo cual no está mal pero si en definitiva no sabes cuál es tu propuesta de valor, no sabrás ni cómo ni hacia dónde caminar. Como hemos mencionado, muchas personas deciden poner un negocio sin saber siquiera cuál es el valor del producto que los diferenciará de entre la competencia.

Por eso, lo recomendable es que antes de emprender, identifiques además de la idea innovadora, cuál será el valor agregado de ésta. Cuando el emprendedor no tiene clara cuál es su propuesta de valor no tendrá siquiera idea de cómo explicarla ya sea a inversionistas, clientes o incluso al mercado.

 

#4: Aferrarse a la idea

Todos los emprendedores creen que su idea es totalmente nueva, la cruda realidad es que eso es enteramente falso; no hay nada que no esté hecho en cuestión del mundo de los negocios, así que debes de desprenderte de la idea de que tu idea es enteramente original. Puede ser algo innovadora pero ciertamente y con un gran índice de seguridad, no es algo totalmente nuevo.

Todos los emprendedores creen que sus ideas son innovadoras pero es el mercado el que decidirá si ésta es lo bastante atractiva como para satisfacer sus necesidades y deseos; así que es justo en el momento en que éste empieza a poner trabas, cuando tú debes pensar si seguir o no con el proyecto.

 

#5: No emprender en equipo

Emprender en equipo es uno de los pasos más importantes a seguir. Si no se tienen a las personas correspondientes capacitadas, seguramente existirán varios percances a la hora de poner el negocio y más tarde estarás lamentándote y tratando de motivarte después de un fracaso empresarial.

Lo recomendable es contar con mecánicas de liderazgo desde el momento en que se decida emprender. Hay que tener en cuenta que cada uno de los negocios es especialista en una industria y esto amerita que sean necesaria la presencia de un equipo de trabajo especializado en dicha rama. Toma en cuenta que cada una de las personas que conforman el negocio son parte importante para el éxito del mismo, por lo que deberás de elegirlas de manera correcta.

 

 

Ya que te hemos mencionado los principales motivos por el cual los emprendedores fracasan, es momento de que sepas cómo motivarte después de un fracaso empresarial. Ya que si lamentablemente eres de las personas que no lograron sacar adelante su proyecto, seguramente necesitarás un tiempo para reconfortarte ante el fracaso.

 

¿Cómo motivarte después de un fracaso empresarial?

No es nada fácil saber que nuestra idea ha sido tristemente aplastada por diferentes circunstancias del mercado, por lo que si estás interesado en cómo motivarte después de un fracaso empresarial, te invitamos a que sigas leyendo para hacerlo de la mejor manera posible con los siguientes puntos.

 

#1: Acepta, aprende y continúa

Quizá te sientes incrédulo y tu corazón está roto, estás angustiado por la situación financiera pero debes saber que entre más temprano aceptes que tu negocio falló, mucho antes podrás aprender de tus errores para seguir adelante. Piensa qué pudiste haber hecho distinto, cuáles fueron tus errores y confróntate a ti mismo para que no vuelvas a repetirlos en el futuro.

La clave para motivarte después de un fracaso empresarial es que te des cuenta de tus errores para no hacerlos en un futuro y lo principal, que evites a toda costa que éstos te atormenten a la hora de querer emprender de nuevo. Recuerda que se construyen sobre fallas, las cuales deben de ser utilizadas como cimientos, no olvides tus errores, pero no te desgastes en ello.

 

#2: Tómate el tiempo para sanar emocionalmente

Motivarte después de un fracaso empresarial no es tarea fácil, pues cuando aún que ya hayas aceptado que tu negocio falló no será posible que sigas adelante en un día o dos, es un proceso que tarda semanas, incluso meses; tal vez jamás puedas superarlo, pero puedes aprender a seguir a través de esta falla, ahí radica la importancia de saber tomar lo bueno del pasado y convertirlo en una herramienta para el futuro.

Recuerda que de cada situación debes de tomar tanto lo bueno como lo malo, de esta manera podrás identificar en un futuro los errores de forma preliminar. Cada experiencia es un aprendizaje que debe de ser analizado con mucha atención para así poder ejercer lo bueno de cada una de ellas y que al mismo tiempo reforzarán tu idea de negocio.

 

#3: Sé positivo

¿Cómo ser positivo? no hay una respuesta correcta, pero puede ayudarte cualquier cosa: desde ver tu programa favorito de televisión, hasta salir con tus amigos, inclusive escribir sobre lo que te hace sentir agradecido cada día, esto puede mejorar tu estado de ánimo y puede llegar a recordarte qué es lo que tienes en vez de lo que no.

Ocasionalmente ser agradecido puede parecer frívolo o tonto porque en muchas de las ocasiones se cree que eso no funciona. Por ejemplo, cuando acabas de perder un negocio, es bueno que intentes cosas tontas que pienses que jamás funcionarán. Prueba la gratitud porque ha sido estudiada y puesta a prueba como técnica de superación y una forma para motivarte después de un fracaso empresarial.

 

#4: Súdale

La actividad física es una de las mejores maneras para motivarte después de un fracaso empresarial, ya sea correr o hacer yoga, pues ésta libera endorfinas que alivian el estrés y mejoran el estado de ánimo. Es muy fácil ejercitarte, además ayuda a que tu cerebro libere sustancias químicas que te harán sentir mejor.

Adicionalmente, la actividad física puede llegar a actuar como una forma de meditación ya que te mantiene concentrado en una sola tarea que te puede ayudar a eliminar la duda. Hacer ejercicio tiene el poder de producir motivación, positividad y logros.

 

#5: Planea tu próxima movida

La inactividad alimenta la duda y el miedo, la acción alimenta la confianza y el coraje; si quieres conquistar el miedo no te quedes sentado en casa pensando sobre eso, sal y ocúpate. La inactividad es un aniquilador de motivación, en vez de hundirte en un pozo de fallas y lamentarte por ti mismo, empieza a cavar tu salida de ese hoyo.

Planea tu próximo movimiento, esto puede ser tan simple como ordenar tus finanzas, ordenar tu oficina, escribir en qué eres mejor, incluso empezar a estudiar el mercado para tus próximos proyectos.

 

#6: Prémiate a ti mismo

Los premios se sienten bien, de hecho hay estudios que han descubierto que las recompensas son responsables de tres cuartas partes del porqué haces las cosas y además son una de las mejores formas para motivarte después de un fracaso empresarial. Así que cada que taches una tarea que ya realizaste, recompénsate, te lo mereces.

Necesitas creer que no necesitas la recompensa, sino que te la mereces. Si no sabes cómo recompensarte, algunas ideas podrían ser ir a desayunar, salir de vacaciones o incluso hacer test virales en páginas de internet, o bien, aprender un nuevo idioma.

 

Motivarte después del fracaso.

 

Conclusión

Motivarte después de un fracaso empresarial puede ser fácil si tienes en cuenta que emprender no es una tarea que amerite el éxito total; debes dejar de tomar todos los errores para evitarlos en el futuro y mejor comienza a visualizar el objetivo de triunfo incluso antes de comenzar.

No te dejes caer por estos detalles que si bien no son fáciles de abordar, tampoco son los puntos decisivos para determinar si eres o no un emprendedor exitoso. Recuerda que cada una de nuestras acciones tienen sus reacciones, así que mejor enfócate en ser una persona positiva para de esta manera generar a tu alrededor una vibra de la misma índole.

 

Nos interesa tu opinión

  • ¿Necesitas motivarte después de un fracaso empresarial?
  • ¿Estás buscando financiamiento para tu emprendimiento?
  • ¡Comunícate con Prendamovil y consigue hasta el 80% del valor de tu auto!

 

cómo poner una cafetería

Deja un comentario