Emprender tu Negocio y Asociarte: 8 Preguntas antes de Dar el Sí

8 preguntas clave que debes de hacerte antes de emprender tu negocio y asociarte.

 

Hoy en día las oportunidades para emprender y alcanzar el éxito económico y empresarial se han multiplicado exponencialmente. Por lo general, tener una idea buena de negocios, identificar un nicho con mucho potencial e innovar ampliamente puede generar que un emprendimiento se vuelva muy exitoso en poco tiempo.

Pero estos actos siempre generan muchas preguntas, como la de emprender tu negocio y asociarte o seguir por el camino solitario.

Por lo general, este tipo de riesgos son difíciles de asumir individualmente, tanto económicamente como a nivel emocional, de trabajo y mucho más, por lo que es común y de hecho, recomendable, buscar socios que brinden el apoyo necesario para llevar el proyecto a cabo.

Teniendo esto en mente, muchas personas consideran que, si van a tener un socio ¿por qué no seleccionar a un amigo? Las primeras ventajas son rápidas y no hay que pensarlas demasiado: tendremos más confianza, seremos más honesto; conocemos como trabajamos, disfrutamos estar juntos y mucho más.

Sin embargo, este tipo de decisiones contemplan muchas otras variables que suelen pasar desapercibidas; y en muchos casos pueden terminar en desastres difíciles de sortear.

 

Emprender tu Negocio y Asociarte: 8 Preguntas antes de Dar el Sí

Asociarte para tener tu negocio.

 

Consideraciones para elegir socio

Elegir un socio no se trata solamente de pedírselo a una persona en la que confías porque sabes que no te defraudará, en esta decisión entran en juego muchas cosas y preguntas que debes hacerte para asegurar el éxito de tu negocio. Además de las preguntas antes de dar el sí, te dejamos un artículo que te guiará sobre las cualidades de un buen socio.

 

¿Para qué quieres asociarte?

Asociarte significa tener que entregar un porcentaje de tu proyecto a otra persona a cambio de algo. La cuestión es reconocer realmente que es lo que pides a cambio y si realmente es conveniente asociarse por eso.

Uno de los errores más comunes en este punto es asociarse con alguien que tiene una habilidad profesional que necesitas pero simplemente no tienes el dinero para pagarle un salario o contratar sus servicios. Nunca caigas en este error, ya que este tipo de acuerdos mutuos deben ir más allá y no deben ser usados para un caso puntual.

Si lo que necesitas es capital y ese socio te brinda una suma que puede ayudarte a impulsar tu negocio, en estos casos es frecuente y no contraproducente asociarse. Sin embargo no dejes de pensar en si es mejor emprender tu negocio y asociarte o seguir solo en el camino.

Sólo asegúrate de mirar bien la letra pequeña y quedar claro en cómo se desarrollará el acuerdo con el crecimiento de tu empresa.

 

¿Por qué te quieres asociar con esa persona?

Tener un socio no es cosa pequeña, esto influirá mucho en el futuro de tu compañía y en las probabilidades de que esta sea o no exitosa. Así que reflexiona: ¿quieres que esta persona sea tu socia porque aporta conocimientos u otros valores vitales para tu emprendimiento? o ¿sólo quieres asociarte con esta persona porque es tu amigo?

Piensa esto antes de emprender tu negocio y asociarte. Acá la línea es clara, las cualidades de tu nuevo socio no solo deben ser la amistad y la confianza, estas dos se pueden fomentar con el tiempo. Sin embargo, la experiencia, los conocimientos y la identificación y pasión que sientan con tu proyecto no son tan fáciles de crear.

 

¿La igualdad es siempre positiva?

Esta parte puede sonar un poco negativa al inicio, ¿por qué no habría de estar en igualdad de condiciones con mis socios? Sencillo: ¿qué pasa en las grandes empresas cuando todos los socios están en desacuerdo? Pues siempre habrá alguno que tenga un voto de mayor autoridad que los otros, un jefe o líder que es el que resolverá momentos que puedan generar crisis en las empresas.

 

¿La confianza es todo lo que hace falta?

Otro error común, aquellas personas que tienen la fortuna de asociarse con un amigo y basados en esto, llevan su relación laboral de manera sumamente informal, después de todo son “colegas.” Por eso debes pensar si deseas emprender tu negocio y asociarte o seguir solo.

Esto suele salir muy bien hasta que ocurre el primer inconveniente y es que, si no existe un contrato o documento firmado que defina muy bien el rol de los socios en la empresa, el menor tropiezo puede convertirse rápidamente en una pesadilla.

Esto salvaguardará tanto tu negocio, como tu amistad. Firmar o no un contrato no mide cuanta confianza tengas o no en otra persona, es cuestión de ser inteligentes.

 

 

¿Qué pasará si las cosas no terminan bien?

Muchas veces, debido al entusiasmo de las primeras etapas de iniciar un proyecto con tus asociados solemos tratar de evitar ser “negativos” y pensar en los protocolos a seguir en caso de que el proyecto no llegué a puerto seguro.

Aunque al iniciar lo último que pensamos es en “abandonar”, hay que estipular muy temprano cuales son los caminos adecuados en caso de que una de las partes decida dejar el proyecto. Esto se determina de igual forma cuando se plantea si quieres emprender tu negocio y asociarte o seguir solo.

La verdad es que estos riesgos siempre están presentes, no importa cuán grande sea el potencial de tu visión. Para resguardar tus bienes y tu capital, al mismo tiempo que tu relación con los socios, deben acordar las reglas de juego en caso de una ruptura comercial.

 

¿Están definidas las metas a largo plazo?

Aunque puede ser difícil en un inicio tratar de percibir hacia dónde va ir la empresa en el futuro, es necesario estipular algunos objetivos que ayuden a guiar tu esfuerzo y el de tus socios.

Tener algunas metas claras te servirá para que cuando vayas a anexar un socio a tu proyecto esté claro del rumbo general de tu visión y de esa manera acepte, siempre y cuando esté de acuerdo con esta.

Esto te ahorrará algunos problemas durante las primeras etapas de tu empresa en los que haya que tomar decisiones de dirección y adicionalmente, te mantendrá enfocado en alcanzar tus objetivos.

 

 

¿Arriesgar la amistad o no?

Asociarte con un amigo es como jugar al azar, es decir, te ofrece muchos beneficios, pero a su vez muchos riesgos. Este punto es algo más psicológico y emocional que comercial.

No importa lo que te digan o lo que creas, si te asocias con un amigo estarás poniendo en riesgo tu amistad, ya que es imposible que durante el desarrollo de tu proyecto no encuentren retos u obstáculos.

Así que considera profundamente si los “beneficios” de esa sociedad son suficientemente grandes como para que valga la pena arriesgar tu amistad con esa persona.

 

¿Por qué tu amigo aceptó asociarse contigo?

Este último punto es clave y se refiere a reconocer las verdaderas razones por la que un amigo aceptaría a asociarse contigo. Deberías preguntarte si él cree verdaderamente en tu visión, si comparte la misma pasión o si en cambio lo hace por la aventura, por compartir más contigo o porque cree que puede ser una manera sencilla de hacer dinero.

Trata de indagar lo más que puedas en esto, pero preguntar directamente no suele ser la mejor técnica, es mucho mejor fijarse en los detalles, en su entusiasmo sobre el proyecto, en lo que realmente ha entendido sobre el mismo y cómo lo ve en un futuro cercano.

Si te asocias con una persona que carece de tu visión y no cree en igual medida que tú en el proyecto, las probabilidades de éxito serán escasas. Sabiendo todo esto es recomendable que antes de tomar la decisión te asegures de no dejar ninguna duda en el aire.

De este primer paso puede depender en gran parte el éxito comercial o no de tu emprendimiento.

 

Nos interesa tu opinión

  • ¿Te ha sido de ayuda la información sobre emprender tu negocio y asociarte ?
  • ¿Te han quedado claro todo acerca de emprender tu negocio y asociarte ?
  • ¿Necesitas financiamiento inmediato?
  • Comunícate con nosotros y te ayudaremos a conseguirlo.

 

dónde empeñar mi Porsche

Deja un comentario