Historias de Terror Financiero ¡Para No Dormir!

 

Hoy conocerás un tipo especial de relatos de miedo: historias de terror financiero de las que poco se habla, pero en las que más de uno hemos sido protagonistas.


De niños, los monstruos; de adultos, las deudas. No hay duda que todo cambia con el paso del tiempo, incluyendo las cosas que nos asustan.

En este artículo te hablaremos de un tema poco nombrado pero muy común, situaciones en donde más de uno de nosotros hemos sido los mismísimos protagonistas: me refiero a las historias de terror financiero.

Si te identificas con uno o más de estos relatos, entonces pon atención para que puedas tener un final feliz.

 

historias de terror financierio

Historias de terror… financiero. (Vía Freepik)

 

Historias de terror financiero

 

Tu tarjeta ha sido rechazada

Una de las historias de terror financiero más viejas pero también, la más común. Una tarjeta de crédito puede volverse tu “don” o tu “maldición” según el grado de responsabilidad que tengas al usarla.

El principal error y por el cual, la pesadilla comienza es cuando pierdes el control de ella, es decir, cuando la locura se apodera de ti y comienzas a hacer compras fuera de control y de tu presupuesto.

Así, comienzas a pagar los mínimos (el interés) y tu deuda nunca se ve saldada. Esta bola de nieve seguirá creciendo hasta convertirse en una situación extrema y tu inocente compra se volverá impagable.

Cuando el retraso ya es demasiado, comienzan las llamadas, cobranza, amenazas y acciones judiciales… que te pueden tomar días, meses e incluso años.

 

historias de terror financiero

Tu tarjeta ha sido rechazada. (Vía Freepik)

 

El crédito que te robó el sueño

Créditos como los hipotecarios o automotrices son los elementos principales de esta historia de terror financiero. Aquí, la entidad con la que firmaste el contrato establece desde el inicio en que caso de incumplir, el cobro se hará mediante el bien pactado.

Imagina que compraste un auto, todo marcha bien hasta que por alguna situación, dejas de realizar los pagos que te corresponden. Entonces, la entidad financiera tratará de comunicarse contigo para que cumplas con tus obligaciones.

Sin éxito porque te rehúsas a pagar, la financiera tomará acciones legales para recuperar el carro y así liquidar el crédito.

La historia de terror financiero empieza cuando ya has pagado la mitad del vehículo, la financiera te lo retira por falta de pago y ahora no sólo tienes que usar el transporte público, sino que también habrás perdido el dinero que sí pagaste.

Aunque estos procesos de embargo son largos, usualmente la entidad financiera es la que gana. Por ello, es importante que analices bien todos los escenarios antes de solicitar un crédito de cualquier tipo.

 

El Coco disfrazado de SAT

La mayoría de la gente no le damos la importancia necesaria al pago de impuestos, y además, pensamos que puede haber pocas o nulas consecuencias.

Sin embargo, actualmente Hacienda ha implementado una serie de sistemas de vigilancia hacia los contribuyentes, por ejemplo, un área totalmente dedicada a la inteligencia financiera.

Si tu eres uno de esos muchos contribuyentes que prefieren esconderse, ¡ten cuidado! podrías meterte en problemas y nuestra historia de terror financiero empieza con el SAT tomando diversas medidas para que cambies de opinión respecto a pagar tus impuestos:

  • Estarás reportado ante el Buró de Crédito.
  • Tus CFDI’s quedarán cancelados y ya no podrás facturar.
  • Podrán embargarte.
  • Ingresarás a la lista de deudores del fisco.
  • Olvídate de participar por una licitación gubernamental.

Todo esto va a afectar tu vida económica y financiera tanto personal como de tu negocio, haciendo de algo que se podía solucionar fácilmente, un socavón del cual será complicado salir.

Lo mejor es no arriesgarse e investigar a detalle, o bien, contratar a un contador que pueda apoyarte a realizar todas tus obligaciones fiscales.

 

historias de terror financiero

El Coco disfrazado de SAT. (Vía Freepik)

 

Deudas de ultratumba

¿Recuerdas a Frankenstein, Brujas, Drácula y Zombies? Bueno, no son solamente personajes de las películas de miedo sino también cuatro tipos de deudas que en verdad asutan a tu bolsillo.

Cada una, a su manera, hacen una interesante historia de terror financiero.

 

Deuda Frankenstein

Esta deuda nace en el momento en que comienzas a utilizar una tarjeta para pagar otra o solicitas un préstamo para cubrir las mensualidades de los plásticos.

Tratar de pagar lo que debes de esta manera sólo creará una deuda a lo doctor Frankenstein, es decir, compuesta de múltiples formas de pago y falsas soluciones que a la larga generarán más problemas.

Evita darle vida a esta deuda con estrategias como el ahorro, el recorte de gastos o el aumento de ingresos.

 

Deuda bruja

Es aquella que se apodera de ti mediante los tentadores meses sin intereses, las ventas nocturnas y beneficios de compras, lanzándote un poderoso hechizo de endeudamiento.

El problema con este tipo de deuda es que se da no una ni dos ni tres veces sino que cada vez que aparece un ingrediente, el embrujo está listo para hacer que tu adeudo crezca.

Para evitar los gastos en exceso y el uso descontrolado de las tarjetas, recuerda que no debes sentir una obligación de tomar todas las ofertas y promociones que se te presenten y debes entender que los meses sin intereses no significan descuentos.

 

Deuda Zombie

Este es un endeudamiento “inmortal”. No recuerdas en qué momento comenzaste a pagar solamente los mínimos y aunque pagas puntualmente, la deuda parece nunca morir.

El zombie de la deuda comienza a comerte poco a poco, ya que aunque es un método para mantener buen historial crediticio, a la larga te perjudicará más de lo que te beneficiará.

Recuerda que estos “pagos chiquitos” solamente se van a interés y hará de tu endeudamiento algo muy largo.

 

Deuda Drácula

La parte importante de esta historia de terror financiero es que esta deuda “chupa” tus ingresos mensuales. Esto pasa principalmente porque 1) tu deuda se paga vía tu nómina o 2) porque con tus ingresos te dedicas a pagar los mínimos.

Si analizando tus adeudos te das cuenta que éstos superan el 30% de tus ingresos mensuales, entonces te encuentras en problemas porque por tu sobreendeudamiento comienzas a sacrificar tus necesidades básica con tal de cubrir las mensualidades.

 

historias de terror financiero

Deudas de Ultratumba. (Vía Freepik)

 

Final feliz

Sabemos que te identificaste por lo menos, con una de estas historias de terror financiero. Pero ¡espera! una quiebra financiera no es del todo catastrófica porque también puede ser una buena oportunidad.

Te preguntarás, ¿cómo estar endeudado hasta el cuello puede dejar de ser una historia de terror financiero? Tienes el chance de encontrar un mejor empleo, conocer gente nueva, comenzar un nuevo hábito e incluso, ser tu propio jefe.

Si ya aprendiste la lección, toma lo bueno y comienza un nuevo proceso para evitar caer en el mismo error otra vez. Y aquí, unos tips para que enfrentes a los montruos que ya descurbiste que te persiguen:

  • Aprende cómo funciona el dinero: de esta forma, generarás hábitos y tendrás unas finanzas saludables.
  • Invierte y ahorra: si consigues un nuevo empleo o decides abrir tu propio negocio, asegúrate que te generará los ingresos suficientes para poder ahorrar y en su momento, invertir.
  • Busca ayuda: y no con préstamos nuevos, sino con personas que te puedan asesorar, te apoyen para encontrar un empleo mejor o que te den ideas para generar un nuevo negocio.
  • Utiliza la tecnología: actualmente hay muchas formas de poder ganar ingresos extras mediante aplicaciones y páginas web, Facebook por ejemplo, es una gran plataforma para generar un negocio y ganar dinero.

 

historias de terror financiero

Final feliz. (Vía Freepik)

 

Conclusión

Más que asustarte, queremos que estas historias de terror financiero te hagan tomar consciencia de la situación en la que te encuentras y comiences a buscar soluciones que te permitan salir del hoyo en el que estás.

Si ya estas decidido o decidida a enfrentar al monstruo, siéntate, despeja tu mente y comienza a planificar tu estrategia, recopila las deudas que tienes y las cantidades que necesitas para liquidarlas y contempla también tus ingresos.

Una vez hecho esto, prioriza pagos y arma un presupuesto sin desatender tus gastos básicos (renta, comida, transporte, etc), así poco a poco te liberarás de tus deudas.

En Prendamóvil estamos dispuestos a ayudarte, acércate a nosotros y descubre por qué somos tu mejor opción.

¿Necesitas obtener efectivo de forma rápida, segura y con mínimos requisitos?, acércate a nosotros, pues con los préstamos por tu auto, lograrás tus metas de negocio.

Seguramente nos encontramos muy cerca de ti, así que no dudes en visitarnos, ¿dónde?

  • En San Luis Potosí: Plaza Tangamanga #35, fraccionamiento tangamanga.
  • En CDMX: Av. Porfirio Díaz #32, Col. Insurgentes San Borja, Alcaldía Benito Juárez, 03100.

También puedes comunicarte a nuestros teléfonos, un ejecutivo te contactará en minutos y podrás agendar una cita para agilizar el trámite:

  • Prendamovil San Luis Potosí: (44) 4871-9654 y (44) 4871-9655
  • Prendamovil CDMX: (55) 2589-4097

Y no olvides seguirnos en nuestras página oficial en Facebook y nuestro perfil en LinkedIn, aquí podrás comunicarte de forma directa y rápida, estamos dispuestos a resolver todas tus dudas.

 

Nos interesa tu opinión

  • ¿Conocías estos “monstruos financieros”?
  • ¿Con qué historia de terror financiero te identificaste?
  • ¿Estás listo o lista para enfrentarlos y vencerlos?

 

dónde empeñar mi Porsche

Deja un comentario