Reparadoras de Crédito ¿Buenas o Malas?

¿Sabes qué son las reparadoras de crédito? Te hablaron de una, pero no estás seguro de que sea tu mejor opción. Aquí te contamos todo lo que tienes que saber.

 

Si tienes una gran cantidad de deudas en instituciones bancarias o departamentales, seguramente te comentaron sobre las reparadoras de crédito o deuda. Si quieres terminar con la pesadilla de tus deudas es mejor que conozcas todo lo relacionado con este tema.

Existen muchos mitos e historias acerca de las reparadoras de crédito que llegaron desde el 2009 y cuyo concepto de negocio surgió en Estados Unidos donde se le conoce como: “settle debts” que podemos entender como “negociación de deudas.”

 

Qué son las reparadoras de crédito

Generalmente las personas acuden a este tipo de servicios cuando las deudas los superan y les es imposible pagarlas, sobre todo cuando los despachos de cobranza comienzan a hacer su trabajo, tratando de cobrarte de alguna u otra forma la deuda que has adquirido.

Si bien existe la posibilidad de negociar la deuda con el mismo banco para detener el crecimiento de intereses y comprometerte a pagar una cantidad mensual, muchas personas tienen tantas deudas que les es imposible cubrir los pagos fijos que cada banco te pide. Por eso acuden a las reparadoras de crédito para liquidar sus deudas.

Muchas de estas reparadoras de deudas se han dado a conocer a través de agresivas campañas publicitarias en las que prometen limpiar o eliminar las malas calificaciones en el Buró de Crédito. Con tales promesas tan atractivas mucha gente acude sin saber que esto difícilmente es real.

En pocas palabras, una reparadora de crédito se puede definir como aquella empresa que te ayuda a liquidar tus créditos y que además, promete limpiar tu Buró de Crédito.

 

reparadoras de crédito

Fuente: Notimex

 

 

Pero ¿cómo funcionan las reparadoras de crédito?

Prácticamente las reparadoras de deuda son la opción a la que recurren las personas que han dejado de pagar sus deudas aproximadamente 3 meses, porque es el tiempo que un banco reclasifica sus créditos.

La forma en la que estas reparadoras te ayudan a liquidar es renegociando tu deuda con la institución, donde pueden lograr un descuento de hasta el 70% en el pago de tu deuda. Sin embargo, la cantidad del descuento dependerá en gran medida del banco o institución que sea el acreedor de la deuda.

En sí, el programa de una reparadora de crédito se trata de un plan de ahorro formal para lograr el objetivo de liquidar tu deuda lo más pronto posible. En este plan de ahorro diseñado a la medida de tus posibilidades, realizas aportaciones y en cuanto reúnas la cantidad equivalente al resultado de la negociación, logras liquidar tu deuda.

Es por eso que no se trata de que las reparadoras paguen tus deudas y después tu tienes que pagarle ese dinero, se trata más bien de una forma efectiva de promover tu ahorro para poder liquidar tus deudas.

Debido a las aportaciones es que los clientes desconfían de este tipo de servicio, al pensar que el dinero va directo a las cuentas de las reparadoras, sin embargo el ahorro se acumula en una cuenta a nombre del mismo acreedor.

 

Reparadoras de crédito CONDUSEF

Pero ¿es legal? ¿Qué es lo que piensa la CONDUSEF de este tipo de servicios? Bueno, la CONDUSEF recomienda que se desconfíe de las empresas que prometen un 70% de descuento den una deuda y que además prometan borrarte del Buró de Crédito.

Esta advertencia la hace basada en el hecho de que no existe una figura legal, lo que en otras palabras significa que no están contempladas dentro de nuestras leyes y mucho menos cuentan con algún tipo de supervisión del gobierno. Es decir, trabajan sobre sus propios esquemas.

 

¿Son legales las reparadoras de crédito?

Debido a que no existe ningún tipo de regulación por parte de algún órgano del gobierno, no hay manera de presentar alguna reclamación ante las autoridades competentes en caso de un fraude. Por eso recomiendan no caer en promesas engañosas y acudir directamente con el banco o institución para renegociar la deuda.

Así que por más atractivo que suene el esquema de trabajo de las reparadoras de crédito, pues además de renegociar se encargan de los molestos despachos de cobranza y este servicio tiene un costo.

 

reparadoras de crédito

 

En la mayoría de los casos, se cobra una cuota por la integración, alta, apertura y otros trámites administrativos; en algunos otros casos la cuota se cobra de forma mensual o bien un porcentaje de la deuda que consigan deducir. Es así que la CONDUSEF recomienda:

En CONDUSEF te recomendamos acercarte directamente a tu Institución Financiera acreedora, para llegar a un acuerdo y no tener que recurrir a este tipo de servicios ya que, además de que no proporcionan una solución legal, corres el riesgo de que se trate de un fraude y seguramente quedará una nota negativa en tu historial del Buró de Crédito.

 

 

Reparadoras de crédito confiables

Antes de saber si funcionan o no las reparadoras de crédito, debe quedarnos sumamente claro la forma en la que funcionan y cómo es que puedes acercarte a ellas para reducir mi deuda.

En primer, lugar es necesario tener bien claro que ninguna reparadora de crédito tiene el poder de borrar o limpiar tu historial del Buró de Crédito, así que esa debe ser la primera señal para no confiar.

Joan Lanzagorta desde su blog Planea tus finanzas, nos señala que debido a la falta de regulación en las reparadoras de crédito no se puede establecer a ciencia cierta cuáles son las instituciones confiables y cuáles no, sin embargo nos da estos consejos para identificar a las reparadoras de crédito que son serias o confiables:

  • No aceptan clientes que están actualmente al corriente en sus pagos.
  • Jamás recomendarán a un cliente que deje de pagar sus deudas.
  • No piden dinero de forma anticipada.
  • No ofrecen créditos para la consolidación de deudas.
  • Tampoco te dirán que te borrarán del Buró de Crédito, pues no es posible hacerlo por ley.
  • No garantizarán que obtendrán un porcentaje fijo del descuento definido con los bancos, pues nadie sabe lo que los bancos podrán aceptar pues cada negociación es personal.
  • Estudian tu situación personal, es decir, tus ingresos, gastos y deudas; así te ayudan a determinar cuál es la cantidad que puedes ahorrar cada mes.
  • Abren una cuenta de ahorro o inversión en una institución financiera regulada.
  • Los depósitos que realizas los haces directamente en esa cuenta que por cierto, está a tu nombre; nunca entregas efectivo a la reparadora.
  • Siempre te ofrecen asesoría.
  • Al terminar de pagar tu deuda pueden conseguirte un crédito con una SOFOM o SOFOL para ir mejorando tu historial crediticio y obtener nuevas calificaciones positivas.

 

Entonces ¿son confiables o no las reparadoras de crédito?

De forma particular, no te recomendamos acudir a esta opción para liquidar tus deudas; si bien existen opciones confiables no hay una manera de averiguar cuál es la más confiable, sobre todo no sabes si es la opción que más se acomoda a tu estilo de vida y finanzas.

La recomendación es que si ya no puedes seguir pagando las deudas que adquiriste con alguna institución, lo mejor es que realices la renegociación directamente con la institución o banco, o bien, recurras a las reparadoras de crédito pero bajo tu propio riesgo, investigando con conocidos o algunos casos de éxito si es una opción segura y eficiente para ti.

 

reparadoras de crédito

Fuente: El Economista.

 

Es mejor renegociar directamente con el banco

Como ya mencionaba arriba, siempre es mejor renegociar una deuda con tu acreedor, esto te permitirá congelar tu deuda y no seguir acumulando intereses que te impidan liquidar tu deuda. Acudir a tu banco en lugar de las reparadoras de crédito tiene sus ventajas y dependiendo de la institución puedes elegir entre las siguientes opciones:

 

Plan de pagos fijos

En este plan, tu pago mensual se reduce con la finalidad de que no generes más intereses en la deuda, esto te ayuda a liquidar en menor tiempo tu deuda a diferencia de que sólo pagaras el pago mínimo mensual.

Para que tu liquidación se lleve a cabo con éxito es importante que dejes de utilizar tus tarjetas de crédito y sólo te enfoques en concluir tu deuda, en caso contrario, incrementarás tus deudas y nunca podrás terminar de saldar tu crédito. Algunos bancos toman la precaución de congelar tu crédito y liberarlo hasta que termines de pagar, todo depende de la negociación que hagas.

 

Consolida tus deudas

Con esta opción puedes agrupar todas tus deudas en una sola; es aquí donde un banco te ofrece transferir las deudas de otras tarjetas de crédito a un solo crédito o plástico.

Esta opción resulta un éxito si logras encontrar un banco que te ofrezca las mejores condiciones, es decir una tasa de interés baja, menor al CAT. Investiga las condiciones y características de algunos bancos y averigua si es posible transferir tu deuda.

Consolidando tus deudas reduces comisiones anuales, sobre todo si de las deudas que consolidaste cancelas las tarjetas de crédito.

 

Reestructuración de crédito

Si el plazo en el que dejaste de pagar tus tarjetas de crédito es menor a 90 días, tienes la opción de reestructurar tu deuda con el mismo banco. Esta es quizá la mejor opción cuando no tienes aún un problema grave pues la institución puede reducir el monto de la deuda o eliminar algunos intereses generados.

Sin embargo tiene la desventaja de que una “quita” genera consecuencias negativas en tu historial crediticio y puede que en el futuro te sea difícil obtener otro crédito.

 

reparadoras de crédito

 

Recomendaciones antes de acudir con una reparadora de crédito

Ya hablamos de algunas de las características confiables de algunas reparadoras de crédito, pero en caso de querer recurrir a una ¿cuáles son las señales de alarma o recomendaciones que debo tener en cuenta? A continuación te explicamos de acuerdo con la CONDUSEF:

  • Si antes de poder llegar a un acuerdo o una solución la reparadora te pide dinero en efectivo o depósitos a otra cuenta personal, lo mejor es que desconfíes porque los más probable es que sea un fraude.
  • En caso de un incumplimiento del contrato que hayas firmado, difícilmente encontrarás apoyo de alguna institución gubernamental pues como ya mencionamos, aún no están reguladas.
  • No te dejes apantallar por las grandes promesas que las reparadoras pueden ofrecerte, pues es difícil conseguir un descuento tan grande en la deuda y más imposible aún es limpiar tu historial crediticio.
  • Es mejor que no comprometas más del 30% de tus ingresos a deudas o créditos.
  • En las deudas de tarjetas de crédito trata de hacer el pago total y no sólo el pago mínimo porque seguirás acumulando intereses.
  • Lo más importante: LAS TARJETAS DE CRÉDITO NO SON UN INGRESO ADICIONAL, así que manéjalas con prudencia y trata de estar siempre al corriente en tus pagos.

 

Conclusión

Las reparadoras de crédito pueden ofrecerte cosas demasiado tentadoras pero recuerda que difícilmente puedes reducir tanto una deuda. Lo mejor es que siempre acudas al banco directamente para renegociar tu deuda, sobre todo lo más pronto posible en cuanto dejes de pagar.

Renegociar tu deuda te permitirá ir pagando poco a poco hasta liquidarla sin el temor de sufrir algún tipo de fraude. Lo ideal para no caer en este tipo de problemas económicos es controlar nuestro gasto a través de las tarjetas de crédito y sobre todo evitar tener más de una tarjeta.

Es importante tener siempre presente que nuestro límite de crédito no es un ingreso extra y como su mismo nombre lo indica, es un crédito que posteriormente tendremos que pagar.

 

Nos interesa tu opinión

  • ¿Tienes deudas?
  • ¿Qué te parecen las reparadoras de crédito?
  • Cuéntanos tu opinión

 

reparadoras de crédito

 

Deja un comentario